El actual escenario productivo está experimentando una revolución tanto a nivel global como local. Los requisitos de las empresas aumentan y requieren procesos de producción más flexibles y escalables.

Además, estamos en un momento donde los costes de la materia prima, energía y humanos son cada vez más elevados, obligando a las empresas a llevar un mejor control, buscar la eficacia e incrementar la productividad. Por ello, resulta cada vez más prioritario convertir las fábricas en plantas inteligentes y organizadas que además de mejorar los procesos existentes, nos den la información y visibilidad necesaria y en tiempo real para la toma de decisiones.

Los avances tecnológicos han brindado la oportunidad de revolucionar todos los sectores de la industria, ofreciendo una infinidad de posibilidades para mejorar tu empresa. Y no solo hablamos de automatización industrial vía la incorporación de robots colaborativos, maquinaria industrial, realidad industrial, sino que también se puede trabajar a través de la digitalización de procesos y la incorporación de IIOT o inteligencia artificial.

¿Por qué digitalizar la producción de tu fábrica?

 

Partiendo de la base de estas nuevas tecnologías, y combinado técnicas avanzadas de producción, las fábricas han llegado casi a alcanzar la automatización completa de todos sus procesos.

El objetivo es controlar y mejorar los procesos repetitivos, dejando libre a los operarios para hacer otro tipo de tareas y evitando errores ocasionados por el factor humano. La clave de estos cambios, está en formar a los operarios a interactuar con las máquinas mediante interfaces (HMI) para poder tomar decisiones, mandar órdenes, controlar procesos, etc.

El reto al que se enfrentan las plantas productivas no es el hecho de adoptar tecnologías nuevas, sino el saber administrarlas para favorecer la producción. Por ello, la recolección de datos, los cuales son una representación gráfica de lo que sucede en planta, es imprescindible.

Es importante contar con varias fuentes de recopilación de datos, y saber interpretarlos correctamente, para posteriormente, tomar decisiones que afecten a la eficacia de la fábrica. Esto es precisamente lo que persigue la industria 4.0

Del mismo modo, ya no solo somos capaces de detectar errores, sino que también tenemos herramientas que nos ayudan a que podemos anticiparnos a ellos. Esto es una gran ventaja que permite ahorrar costes y generar más ingresos.

¿Cómo digitalizar la producción?

 

Si te interesa digitalizar tu fábrica, hay varios conceptos clave a tener en cuenta.

Lo primero es planificar que se quiere conseguir al digitalizar tu fábrica. Se deben plantear unos objetivos claros y tener en cuenta con que recursos podemos contar y que es lo que va a mejorar la producción. Es por ello, que también se requiere analizar los procesos actuales para ver donde es más necesario incidir. Si la fábrica está automatizada, el siguiente paso sería ver cómo hacer el trabajo de estas máquinas, más eficiente, pero para ello es necesario medir y conocer los factores de perdida operativa. Por ejemplo, Hoy en día el OEE (Overall Equipment Effectiveness) es una herramienta fundamental en la aplicación de la mejora continua. Este parámetro se calcula a través de 3 variables:  calidad (Mide las piezas buenas producidas frente al total de las producidas.), rendimiento (Mide la producción real obtenida frente a la capacidad productiva.) y disponibilidad (Mide el tiempo realmente productivo frente al tiempo disponible.).

Existen multitud de software que se comunican con los sistemas productivos y nos permite monitorizar, gestionar y extraer todo tipo de información, la clave es saber cuál se adapta más al sector, al tipo de producción y a los futuros planes de la empresa. Lo mejor es contar con un sistema que te permita escalar y cuente con un alto grado de adaptabilidad por si tu negocio sufre algún cambio o crece exponencialmente. De ese modo, la empresa y el software crecen de la mano. Al tener todo unificado, podremos tener un control total y obtener una trazabilidad de cada proceso productivo, mejorando la capacidad operativa de la fábrica.

Finalmente, el presupuesto con el que se cuente nos ayudara a guiarnos para saber si nuestros objetivos son realistas y también a ver que recursos podemos utilizar para llegar al máximo nivel de productividad. Al fin y al cabo, lo que se pretende con estos cambios es impulsar los objetivos del negocio.

Te ayudamos a digitalizar tu fábrica

 

En definitiva, la automatización y digitalización de los procesos supone que las empresas sean mucho más competitivas. Esta producción de calidad y sin fallos permite a las industrias competir de una forma mucho más efectiva en los mercados y dentro de su propio sector industrial.

En Geprom, estamos presentes en toda la cadena de valor, focalizando nuestras actividades en la ingeniería, simulación, fabricación, montaje, programación, puesta en marcha y mantenimiento de instalaciones. Gracias a la colaboración de todas las áreas podemos realizar desde proyectos específicos a medida hasta proyectos de gran dimensión.

Combinamos las tecnologías y equipos más avanzados con un equipo de expertos industriales para ofrecer soluciones integrales a nivel eléctrico, mecánico y de programación.

Si te interesa revolucionar tu fábrica y empezar a producir de forma inteligente y eficiente, no dudes en contactar con nosotros.

Casos de éxito relacionados